L
a solución que ofrecemos para el manejo de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) es probada, muy limpia y verificable; los convierte en forma segura, inerte y estéril en un material homogéneo, que puede ser usado como un combustible suplementario en la producción de electricidad, o como material de alimentación en la producción de biocombustibles, o como un abono orgánico.

Trece años de funcionamiento de la planta piloto y de la tecnología, nos permiten mostrar resultados técnicos y económicos óptimos, con la satisfacción de cumplir un gran propósito: la conservación del medio ambiente.

WastAway® toma algo que el mundo no quiere, los residuos sólidos urbanos, y los convierte en algo que el mundo puede utilizar. WastAway® es Tecnología para un mejor medio ambiente.

 

El proceso se inicia con la llegada de los residuos, los que se depositan en un patio cubierto; están frescos, recién recogidos. Posteriormente se alimentan en una tolva, siguen en una banda transportadora, se pican en un molino, se esterilizan, y se separa la materia orgánica de la no orgánica. Posteriormente se clasifican los materiales reciclables ya limpios y se convierten los residuos orgánicos en un producto final homogéneo, con múltiples posibles usos. El proceso entrega un producto que se ha registrado como Fluff®.

El producto obtenido, con la realización de otro proceso industrial, se complementa con otros insumos (estiércol bovino, gallinaza y otros minerales orgánicos, dependiendo de disponibilidad en la zona), produciendo un abono orgánico.

El abono orgánico es una herramienta imprescindible para poder aportar nutrientes a la tierra para que ésta sea lo suficientemente fértil, y aumentar la actividad de los microorganismos del suelo para que las plantas crezcan y se desarrollen correctamente.