August 3, 2017 Noticias No Comments

Este sería firmado el próximo 10 de agosto con la empresa Vitalogic RSU.

Por: Bucaramanga
03 de agosto 2017 , 12:43 a.m.

El contrato que la Alcaldía de Bucaramanga firmará el próximo 10 de agosto con la unión temporal Vitalogic RSU para construir una planta que transforme en energía la basura dispuesta en el relleno sanitario El Carrasco ha sido cuestionado por haberse adjudicado de forma directa.

Y es que la empresa será la encargada de implementar la nueva tecnología durante 30 años, aunque en la invitación pública, a la cual solo se presentaron dos interesados, esto había quedado descartado, ya que la unión temporal no cumplía con los requisitos al presentar una fianza en vez de una póliza.

Según la Alcaldía, si bien por esa situación la licitación fue declarada desierta, el estatuto de contratación de la Empresa de Aseo de Bucaramanga (Emab) los faculta para contratar directamente con la sociedad que cumpla con la totalidad de requisitos exigidos en los términos jurídicos, técnicos, financieros y ambientales.

Édgar Suárez, diputado de Santander, señaló que “en los pliegos no se pidió a los interesados demostrar que tienen músculo financiero para hacer todo: diseño, instalación de la planta y operación por 30 años. Sin eso, ninguna aseguradora va a expedir una póliza de garantía”.

Según Suárez, los pliegos fueron muy permisivos y eso ocasionó que se presentaran “empresas de papel”.

Sin embargo, William Zambrano Cetina, abogado de la empresa, sostuvo que si no se contó con la póliza de garantía fue porque este requisito no quedó claro en los pliegos, y si no se adjuntó después fue porque “se señaló enfáticamente que luego de haber presentado la oferta, esta no se podía mejorar”.

En medio de los cuestionamientos a la decisión de la Alcaldía, el Comité de Transparencia por Santander le solicitó a la Procuraduría General de la Nación seguir con detenimiento el proceso.

“Dada la importancia y la magnitud del proceso para la adquisición de nuevas tecnologías en el manejo de residuos sólidos, y entendiendo que se trata de una operación a 30 años de las basuras en la ciudad, consideramos que tan delicado asunto debe ser conocido y examinado por ese organismo de control”, señaló María Juliana Acevedo, vocera del comité.

En ese sentido, la Procuraduría Regional de Santander ya notificó a la Empresa de Aseo de Bucaramanga sobre el inicio de una acción preventiva para garantizar la transparencia.

Entre tanto, pese a las críticas por la adjudicación directa del contrato, el alcalde Rodolfo Hernández insiste en que llegvará a cabo el proyecto, con el cual se busca darle solución a la emergencia sanitaria, la cual se ha prolongado durante los últimos 14 años en la ciudad.

“El 10 de agosto firmamos el contrato, a pesar de las cinco patas que le están buscando al gato para no dejar hacer: toda la politiquería, patrocinada por los que tienen rellenos sanitarios, oponiéndose a través de los organismos de control. Vamos a hacerlo por encima de todas las trancas que nos ponen”, aseguró el mandatario.

La Alcaldía ha señalado que la unión temporal, que invertirá 250 millones de dólares en la construcción de la planta, en la cual la basura se convertirá en un fluff –un biocombustible que se espera comercializar–, la conforman tres empresas con experiencia: Vitalogic LLC- USA, fundada en el 2004 y firma que patentó la tecnología que se implementará en la ciudad; Vitalogic Panamá y Aviation Specialities Unlimited Inc., que tiene el porcentaje más alto de participación (34 por ciento) y pondrá el soporte financiero.

La administración ha reiterado que el municipio no pondrá ni un peso y, por el contrario, venderá la basura y ganará mil dólares diarios.

BUCARAMANGA

Written by admin