Somos una compañía creada en 2007, con el principal objetivo de evitar la contaminación de nuestro planeta, buscando terminar el impacto adverso de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) en el medio ambiente.

Nos preocupamos por alcanzar una solución ambiental y eficiente para la disposición final alternativa de los residuos sólidos urbanos (RSU) que se producen. El tratamiento y transformación de los RSU en productos de alto valor agregado, consiguen que el manejo y la disposición final de ellos sea un proyecto sostenible.

Buscamos reducir la vulnerabilidad ambiental, social y económica frente al cambio climático, concientizando a la población sobre las causas y efectos de este fenómeno, fomentando la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Al inicio de nuestra actividad, nos cautivamos por la biomasa, y estudiamos las investigaciones del doctor Michael H. Ely, PhD., quien durante más de 25 años se desempeñó como profesor en el departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Alabama, y como científico investigador en el Centro de Medio Ambiente y Energía KE Johnson de la misma universidad, en Huntsville. Por la importancia de sus estudios y sus avances, lo trajimos y presentamos en Bogotá (Colombia) en junio de 2009, en el Foro Internacional “Alternativas para la Disposición Final de Residuos Sólidos”.

Estuvimos presentes en el inicio de la construcción de la primera instalación comercial a gran escala de la tecnología patentada por el doctor Ely, la planta de Anaheim, California, participando activamente. Posteriormente, en la planta piloto que se montó en Corea del Sur, también con tecnología Ely, ambas con procesos en bache.

Después de varios años de investigación, hemos concluido que la obtención de biomasa celulósica de los RSU ofrece ventajas representativas frente a otras alternativas y se traduce en obtención de recursos importantes. Inicialmente incursionamos en tecnologías en bache (sistema Ely), y luego en tecnologías de flujo continuo (WastAway).

El uso de esta alternativa en flujo continuo, cumple las recomendaciones dadas en la XXI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 21/CMP 11) realizada en París a finales del 2015.

La biomasa celulósica como un Biocarbón, tiene un poder calorífico promedio de 9.000 BTU/lb y puede ser mezclada con carbón para la quema en térmicas, sin modificación mayor en los equipos, hasta proporciones entre el 10% y el 15%. Presenta varias ventajas, las que se enumeran a continuación.

    • No genera polución y no es tóxico en su manipulación ni almacenaje.
    • Tiene un precio competitivo, comparado con el carbón.
    • Su quema reduce la producción de GEI actual.
    • No contiene azufre y no supera los límites admisibles de cloro.
    • Reduce los costos debido a que no necesita molerse para ser quemada.
    • La ceniza resultante de la quema no es tóxica y no contiene metales pesados (mercurio), lo que si ocurre con la ceniza del carbón.
    • La ceniza resultante de la biomasa se puede utilizar como un abono orgánico.
    • No es un combustible fósil, por ser un material recuperable; es considerada una fuente de energía recuperable, limpia e inagotable en el planeta, mientras exista el hombre; Los seres humanos generamos basura a cada momento. Toneladas de ella cada día, todos los días.

Beneficios de la implementación de la tecnología:

    • No crecimiento de vertederos (eliminación de los mismos).
    • Reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI)
    • No producción de líquidos lixiviados.
    • Disminución de uso de combustibles fósiles
    • Recuperación de materias primas que hoy se pierden enterradas en los rellenos sanitarios.
    • Tratamiento ecológico y racional de los RSU, realizando una disposición final alternativa con un excelente aprovechamiento.
    • Aprovechamiento de los residuos orgánicos.
    • Se evita contaminación.
    • Aumentar el reciclaje.

En resumen, se disminuyen problemas ambientales como el calentamiento global y se genera un producto amigable con el medio ambiente, que representa ingresos adicionales por la comercialización del mismo, contribuyendo al sostenimiento financiero del negocio.

 

A diferencia de otras tecnologías, somos una solución probada, muy limpia y verificable para los residuos sólidos urbanos (RSU), convirtiéndolos en forma segura, inerte y estéril en un material homogéneo, que puede ser usado como un combustible suplementario en la producción de electricidad, o como material de alimentación en la producción de biocombustibles, o como un abono orgánico.